La entrevista fue realizada previa a la convocatoria de los Juegos del Mediterráneo en el Puerto de Santa Pola.

¿Qué te ha llevado a participar en la Handball Elite Academy?

Es un proyecto novedoso que no se ha planteado antes en la provincia. De igual manera nunca he probado a ser entrenadora, estar con niños, enseñarles, y es un reto para mí que me gustaría experimentar y ver como me desenvuelvo.

¿Qué crees que puedes aportar a la Handball Elite Academy?

Principalmente la experiencia que tengo como jugadora. Haber formado parte de varios equipos ha hecho que cuente con una visión más amplia de juego; en Dinamarca es un balonmano totalmente distinto al de España, Hungría o Francia. Puedo aportar un poco las vivencias que he tenido en cada uno de esos sitios.

¿Qué sientes cuando vuelves a Santa Pola?

Volver a Santa Pola es como volver a casa, es sentir relax, y aunque mis padres sean del norte, yo soy del sur, soy de playa y la verdad que se echa de menos.

¿Te conocen en tu pueblo?

Sí que es cierto que hay gente que te reconoce, pues he vivido aquí, jugado aquí toda la vida, he ido al colegio, al instituto, y sí hay gente que sabe quien eres, que te sigue un poco, que ven los partidos, sobre todo con la Selección, ya que con el club es bastante más complicado estando en el extranjero. Es muy gratificante.

¿Cómo fueron tus inicios en el balonmano?

Empecé en Santa Pola, en las escuelas deportivas. Mi hermana jugaba, mi padre había jugado, y estaban metidos en el club. Empecé como hobby en el colegio siguiendo a las amigas, y poco a poco el equipo iba bien, nos clasificábamos para los sectores, para los campeonatos de España, participé también en la Selección Valenciana, y llegó un día que me llamó la Selección Nacional. Fue un proceso en el que poco a poco vas avanzando, que no te das cuenta, y de repente estás jugando en la élite.

En relación a lo anterior, pasaste de las categorías inferiores del club de tu pueblo, posteriormente al Elche, y… ¿qué pasos diste para llegar a la élite internacional donde te encuentras ahora?

Estuve en Cheste, en el centro de alto rendimiento, y es ahí donde empiezas a entrenar un poco más en serio, aunque sigues siendo una niña, sigues estudiando. Posteriormente me llamaron de Elche, era junior y no tenía un contrato profesional. Tuve oferta de ir a Francia, hace ya seis años, y lo de Francia sí que fue el momento donde yo me planteé intentar dar un paso, hacerme profesional. Fue una experiencia muy buena, muy positiva, está claro que también es una experiencia dura; estar fuera de casa, alejarte de tu familia, amigos, empezar una nueva vida, nuevo idioma… Y bueno, te hace madurar y crecer como persona y como jugadora dentro del campo.

¿Qué se siente siendo una Guerrera?

La verdad que es un orgullo. Da igual que sea la convocatoria número uno como que sea la diez, la veinte, la que sea, es un orgullo estar convocada con la Selección Española; entrenar con las chicas y participar en los campeonatos, mundiales y Juegos Olímpicos, es un orgullo, es por lo que luchas y trabajas a diario, para poder llegar ahí.

¿Con quién te compenetras mejor en el juego de las Guerreras?

En defensa tengo compenetración con Eli Chávez, he jugado mucho con ella.

En el nuevo planteamiento de la Selección tienes también un papel ofensivo, ¿qué sientes en este rol?

Mi rol importante en el defensivo y ahora vamos a ver como se plantea. Si que es cierto que en el club estoy teniendo más protagonismo en ataque, y en la selección intentar aprovechar y aportar todo lo que pueda.

¿Qué recuerdo especial tienes relacionado con el balonmano?

A nivel de club recuerdo mi primer año, cuando ganamos la liga francesa. Fue mi primer año fuera, el primer título que gané, y eso lo recuerdo aún como si fuese ayer. Después de un año duro, de un cambio, una adaptación, fue una gran recompensa. También con especial cariño la plata en el Europeo de Budapest, de Hungría-Croacia.

¿Qué destacarías de tu participación en los JJOO de Río?

Río lo viví intensamente. Fueron tres semanas donde intenté disfrutar al máximo todo lo que supone hospedarte en una villa, estar con miles de super deportistas, la competición… Lo que resaltaría es el espíritu Olímpico, es una competición totalmente diferente y algo muy especial que me encantaría volver a vivir.

¿Qué debe tener el entrenado «ideal»?

Que sea cercano, que tenga comunicación con las jugadoras. Es importante también que tenga conocimientos a nivel táctico. Por ejemplo, en Dinamarca lo que me ha sorprendido de los entrenadores es que tácticamente tengan sus ideas pero que acepten la discusión con las jugadoras para poder aportar, para que tú te encuentres más cómoda haciendo algo, que te permita decidir qué es lo mejor para tu equipo. Muchas veces los entrenadores tienen una idea, pero tú eres la que está en el campo y la que sientes, quien tienes los «feelings». También tiene que ser exigente, motivador, disciplinado y profesional en su trabajo para poder transmitirlo al resto.

En tres palabras, ¿cómo te defines como jugadora?

Trabajadora, «agresiva» (por el tema de la defensa) y constante.

¿Y como persona?

Bastante positiva, alegre, un poco despistada… Y un poco inocente a veces.

¿Alguna superstición?

Salir a la pista con el pie derecho, nada más.

¿Por qué el número 22?

El 22 lo he llevado desde siempre. El entrenador de las escuelas deportivas de Santa Pola me puso el 22 porque decía que eran los dos patitos. Cuando empecé a jugar al balonmano venía de gimnasia rítmica y saltaba, corría de puntillas, levantaba la pierna, y desde ahí ese número.

¿Próximos retos?

Retos profesionales siempre tengo dos distintos: por un lado a nivel de selección y por otro a nivel del club. A nivel de selección, he estado en unos JJOO y el sueño que tengo es estar en los próximos y conseguir medalla, tengo una plata, pues conseguir el oro. Y como club me gustaría jugar en Champions.

¿Aspiraciones para el Europeo?

Este Europeo es super importante, porque caerse del Europeo tiene muchas consecuencias, las aspiraciones son máximas, y creo que el equipo lo sabe. Sobretodo la gente más veterana está muy concienciada, contamos con la experiencia de que sabemos lo que es, y transmitirlo a la gente nueva es ahora nuestra labor. Las aspiraciones tienen que ser máximas, de ir a por todo porque sabemos lo que nos estamos jugando.

¿Algo que les dirías a los niñ@s para que se animen a participar?

Hay un Staff muy interesante, con entrenadores de mucha calidad y lo vamos a pasar muy bien. Va a ser una semana muy completa, de trabajo intenso y que se puede aprovechar. Les animo a todos a que se inscriban. ¡Nos vemos allí!

 

Desde la dirección de European Sports Dreamers y Handball Academy, queremos agradecer a Lara su predisposición y su cercanía. Nuestra más sincera gratitud.