La entrevista fue realizada el pasado viernes 20 de abril en el Pabellón Polideportivo Gedeón e Isaías Gudardiola Villaplana en Petrer.

¿Qué sientes cuando entras en el pabellón que lleva tu nombre y el de tu hermano?

Está chulo. Siempre me gusta ver los partidos de los chavales, vengo sin avisar y, aunque no acabe de creerlo, todo el mundo me reconoce.

¿Eres profeta en tu tierra?

En el periódico local, tras el europeo, salió el titular de “Gedeón el Mesías” y noto que cuando vuelvo mucha gente me para por la calle y me pregunta cómo estoy y qué tal me va en el balonmano. Muchos me reconocen y se agradece.

Cada vez que salimos con la selección me dicen “el petrerí” y eso es un motivo de orgullo para mucha gente de aquí, que se emociona de que repitan Petrer en la tele tantas veces. Para mí también es un orgullo llevar el nombre de mi pueblo, donde he nacido y he crecido, más allá de las fronteras.

¿Qué te ha motivado a participar en el proyecto de la Handball Elite Academy que se llevará a cabo en Elche?

Las ganas de ver a los chavales jóvenes del balonmano que les apasione tanto este deporte como a mí e intentar enseñarles un poco de lo que yo sé. En un futuro me gustaría ser entrenador y creo que esos aprendizajes también me servirán para mí.

¿Qué crees que puedes aportar en el campus?

Sobre todo aspectos defensivos. Dar consejos sobre cómo moverse, la lectura en defensa sobre el ataque rival y también como ayudar a los pivotes a ganar la posición en ataque.

¿Qué le dirías a los niños que están empezando a jugar y que quieren aspirar a la élite del balonmano? 

Son muy jóvenes todavía. Yo a su edad no pensaba que fuera a llegar donde he llegado o donde estoy en este momento, pero sobre todo que disfruten. A mí era el deporte que más me gustaba y era la excusa que mis padres tenían para castigarnos, no ir a entrenar. Era la presión que teníamos, ya que si no hacíamos bien otras tareas como estudiar o colaborar en casa, nos castigaban con nuestra debilidad que era ir a jugar a balonmano. Eso un jugador lo tiene que sentir y seguro que los niños que vengan al campus lo tienen.

¿Es difícil llegar a la élite o hay alguna forma más accesible?

Todos los caminos son difíciles, aunque lo más difícil es mantenerse. Yo creo que si un jugador tiene unos objetivos, tiene unos sueños por realizar, tiene que seguir. El camino es el de la constancia, el trabajo duro y no es fácil, pero si uno quiere y es constante, todo se puede lograr.

¿Qué éxito deportivo destacas con especial cariño?

Todo el mundo cree que es algún título, pero lo que yo digo no fue un éxito. El vivir las olimpiadas de Londres 2012 fue un sueño, y un evento super especial para un deportista. Yo tuve la suerte de vivirlo, también la mala suerte de no conseguir ninguna medalla, pero bueno participar en Londres 2012 fue increíble, un sueño hecho realidad y ahora mi próxima meta es seguir ganando mundiales y europeos, pero sobre todo participar en Tokio 2020, puesto que también fue un desafortunado desenlace no ir a Brasil, a estas últimas olimpiadas. Ese es el objetivo que tengo en los próximos años.

¿Qué se siente siendo un Hispano? ¿Cómo se vive el día a día de la Selección?

Es muy bonito. A mí siempre me apetece mucho ir con la Selección cuando me convocan los entrenadores, en este caso Jordi Rivera. Es un ambiente muy especial, me siento como si estuviera aquí en Petrer, o en mi club en el que llevo tantos años, y eso se agradece. Los chavales jóvenes que vienen, y los que llevamos varios años, tenemos una cohesión muy buena. Los entrenamientos son super intensos y te lo pasas bien y después, a la hora de la pista, somos un equipo muy luchador y eso es una huella de identidad de los Hispanos. Todo el que viene a jugar se siente muy especial en ese momento.

Algo que te gustaría añadir o animar a los niños a participar en el campus.

El verano está para aprovecharlo y para disfrutarlo, y si se puede aprovechar y disfrutar del balonmano mucho mejor. Creo que tenemos un staff técnico muy bueno y es una oportunidad especial.

 

Desde la dirección de European Sports Dreamers y Handball Academy, queremos agradecer a Gedeón su predisposición y su trato. Nuestra más sincera gratitud.